lunes, 11 de abril de 2011

QUE TIPO DE VIVIENDA UTILIZABAN LOS PRIMITIVOS Y EN QUE MATERIALES

Era una época difícil y el ser humano acostumbraba a buscarse la vida en el campo y en los baños públicos. No habían adquirido conocimientos destacables como el de cinco miran y uno trabaja. Lo único que nos une con nuestros ancestros es la duración de las obras.
Primero comenzaban con lo más fácil, una pequeña casa. Alguno iba en busca de roca para formar su vivienda mientras los otros gastaban sus energías en saltar a la comba (con pequeñas piedras cortantes debajo). Cuando el compañero traía la piedra, los demás se amputaban los pies o morían desangrados, entonces empezaba la obra. En ese tiempo no se hacían ni boquetes ni ná', ponían cuatro piedras y una hoja de laurel a modo de techo y fin. Pero todo esto era muy fácil, con una sola piedra no podían construir nada y menos cuando traían grava. Así se construyeron las casas durante la primera mitad de la edad de piedra, permitiendo cobijar a las familias del clima adverso.
Apartamento amueblado de 100 m², cocina, 5 habitaciones y 2 cuartos de baño
Para los curiosos ahora viene la fabulosa historia de Caperucita Roja la segunda mitad de la edad de piedra. Según los restos fósiles encontrados en Villa Alpargata, los seres humanos encontraron una manera de mover grandes objetos. Según unos jeroglíficos hechos con orina humana, se dedicaban a humillar a las rocas en público para obligarlas a moverse. De esta manera tan práctica construyeron casas para todos. Poco más tarde se inventó la palanca, con la que a la roca además de humillarla le pegaban.
De la nada surgieron inmobiliarias que, sin aparecer en ningún medio de comunicación, adquirieron una gran fama. Prometían bloques de apartamentos de 200 m², amueblados y con todo tipo de comodidades. Para culminar con las virtudes de las viviendas, la colocaban a pie de playa, pudiendo sentir a los peces abisales.

Aspecto sobrenatural Editar sección Aspecto sobrenaturalEditar sección

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada